El artista brasileño Mundano ha utilizado cenizas de la selva amazónica quemada para crear un mural callejero en São Paulo de un bombero en medio de la deforestación, los incendios y animales muertos.

«Estoy utilizando la evidencia del crimen», dijo Mundano, calificando la obra de arte de 1.000 metros cuadrados en el lateral de un edificio como un acto de «activismo».

Mundano recorrió más de 10.000 kilómetros por todo Brasil en junio y julio, recogiendo cenizas de la selva amazónica, la región de los humedales del Pantanal, la sabana tropical del Cerrado y la Mata Atlántica.

También se reunió con bomberos y voluntarios para escuchar sus historias.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha tenido problemas para cumplir su promesa de eliminar la tala ilegal de bosques en la Amazonía, la mayor selva tropical del mundo, y sus llamamientos a una mayor agricultura y minería han envalentonado a los madereros ilegales.

Sólo en agosto, los satélites registraron 28.060 incendios en la Amazonía brasileña, un baluarte vital contra el cambio climático debido a la gran cantidad de dióxido de carbono que su vida vegetal absorbe y almacena, y la deforestación aumentó en septiembre respecto a hace un año.

«Este mural es una protesta, un grito de ayuda», dijo Mundano. «Apoyo a los bomberos y también a que se detenga esta cultura del fuego, que nos está llevando a la autodestrucción».

Redacción: Voz de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here