La muerte del afroestadounidense George Floyd el pasado 25 de mayo, cuando se encontraba bajo custodia policial provocó una oleada de protestas que sacudió a todo Estados Unidos. Este domingo, los siete disparos en la espalda que recibió Jacob Blake reavivaron los rescoldos de aquellas protestas.

WASHINGTON D.C. – Los dos aspirantes a la Casa Blanca en las elecciones de noviembre, el presidente republicano Donald Trump y el candidato demócrata, Joe Biden, reaccionaron este jueves a las protestas que desde hace varios días ha sembrado el caos en las calles de la localidad de Kenosha, en Wisconsin.

Las protestas estallaron el pasado domingo, después de que saliera a la luz un vídeo en el que se veía a agentes de la policía disparando hasta en siete ocasiones al afroestadounidense Jacob Blake cuando se disponía a acceder a su vehículo, tras recibir el alto por parte de las autoridades, por causas aún desconocidas.

Blake, de 29 años, se encuentra hospitalizado y los primeros informes médicos indican que quedará paralizado de cintura para abajo.

La policía hasta ahora casi no ha divulgado información sobre las causas que llevaron al tiroteo del domingo y solo han dicho que estaban respondiendo a una disputa doméstica.

El presidente del sindicato de policía de Kenosha, Pete Deates, pidió a la gente no sacar conclusiones precipitadas sobre el incidente del domingo. “Como siempre, el vídeo que está circulando no captura todos los detalles de un incidente altamente dinámico”, explicó.

El incidente ha avivado los rescoldos de las protestas raciales que sacudieron al país en junio y julio a raíz de la muerte, el pasado 25 de mayo, de George Floyd cuando se encontraba bajo custodia policial.

Al igual que aconteció con aquellas protestas, a pesar del carácter pacífico de la mayoría de los manifestantes, en las últimas horas se han registrado graves incidentes en las calles de Kenosha. Esta pasada madrugada dos personas fallecieron por heridas de balas y otra tuvo que ser hospitalizada.

«No nos quedaremos parados antes el vandalismo, los incendios provocados, la violencia y la violación de las leyes en las calles estadounidenses (…). HOY enviaré agentes federales de las fuerzas del orden y a la Guardia Nacional a Kenosha, Wisconsin, para restaurar la LEY y el ORDEN», anunció Trump el miércoles a través de Twitter.

El mandatario detalló que tomó la decisión tras hablar con el gobernador de Wisconsin, el demócrata Tony Evers, quien «estuvo de acuerdo en aceptar» la asistencia federal. De hecho, legalmente, solo los gobernadores tienen la potestad de movilizar a la Guardia Nacional en sus estados. Evers ya activó a los reservistas el pasado mes de junio, durante las protestas por la muerte de Floyd.

Por su parte, Biden explicó en un vídeo que lo que vio en el vídeo del incidente de Blake, al que se refirió como una nueva agresión contra un negro «a plena luz del día»,  le dejó «enfermo». Sin embargo, consideró que la «quema de comunidades» y la «violencia» en general no puede ser la respuesta.

«La violencia innecesaria no nos hará sanar. Tenemos que poner fin a la violencia y unirnos pacíficamente para demandar justicia», concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here