“Bolivia enfrenta una grave crisis sociopolítica, que pone al país en una encrucijada”, dijo Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

La organización Amnistía Internacional (AI) denunció en un informe que en Bolivia se han cometido violaciones de los derechos humanos en el marco de la “crisis post-electoral” que vive el país.

“Bolivia enfrenta una grave crisis sociopolítica, que pone al país en una encrucijada”, dijo Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de AI.

El grupo defensor de los derechos humanos publicó estas conclusiones en el documento de 42 páginas titulado ‘20 recomendaciones en materia de derechos humanos a las personas candidatas en las elecciones presidenciales 2020 en Bolivia‘.

El informe indica que entre las violaciones se enumeran la represión de manifestaciones y el uso excesivo e innecesario de la fuerza por parte de la Policía Nacional y de las Fuerzas Armadas.

Los DD.HH. primero

Tras las denuncias de fraude en las elecciones del 20 de octubre de 2019, las manifestaciones llevaron a la renuncia del entonces presidente Evo Morales, quien actualmente se encuentra asilado en Argentina.

A la salida de Morales, asumió de manera interina la presidenta Jeanine Áñez, que ha convocado a nuevos comicios para el 18 de octubre de 2020.

Inicialmente los comicios estaban pactados para el 3 de mayo del presente año, pero la crisis de COVID-19 hizo que las pospusieran para el 6 de septiembre, lo que provocó que partidarios de Morales y su Movimiento al Socialismo (MAS), así como diversos sectores, se lanzaran a las protestas tras el anuncio del segundo aplazamiento.

Guevara-Rosas dijo este jueves que las partes involucradas en las elecciones deben poner por delante los derechos humanos, “De lo contrario, se condena a la población, sobre todo a los grupos históricamente marginalizados, a una espiral de violencia y de continuas violaciones a sus derechos”.

Además, AI insiste en que la referida crisis se ha visto ahondada por la pandemia del nuevo coronavirus. En el país han fallecido 3.800 personas y se han documentado 96.000 contagios.

Sin embargo, además de la denuncia contra los derechos a la protesta, Amnistía señala que las manifestaciones han incluido bloqueos de carreteras y que hay informes de que este  acciones “estaría impidiendo que insumos claves para tratar el COVID-19 lleguen a diversas comunidades que los requieren”.

Dijo también que existen “denuncias de violencia ejercida por algunas personas manifestantes y entre grupos de manifestantes con la intervención de las fuerzas de seguridad”.

Las recomendaciones de Amnistia Internacional a los candidatos a la presidencia están enfocadas en asegurar que “las violaciones de derechos humanos cometidas durante la crisis post-electoral que inicia en octubre del 2019 sean investigadas, garantizar los derechos de las víctimas y prevenir nuevas violaciones a los derechos humanos”.

(Puede leer el informe completo en este link).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here