Holanda sigue sobresaliendo en las carreras de mujeres

anna-van-der-breggen

Holanda es otro planeta. Un lugar idílico en el que las ciclistas son tan veneradas, aplaudidas e idolatradas como los ciclistas, y ellas devuelven la adoración con victorias sin fin.

 

El martes, Annemiek van Vleuten lideró un podio solo naranja en la contrarreloj absoluta; el sábado fue Anna van der Breggen, segunda y triste el martes, la que se impuso en una carrera durísima, de más de cuatro horas, después de atacar sola y única, en la segunda de las tres vueltas al circuito de 24 kilómetros que, alrededor de las laderas de Innsbruck, sube y baja el Igls, un puerto de ocho kilómetros al 6%.

 

Nadie resistió a Van del Breggen, que con una acción canibalesca (pensando en el Caníbal Eddy Merckx) destrozó cualquier oposición. La sudafricana Amanda Spratt, segunda, llegó a 3m 42s; la tercera, la italiana Tatiana Guderzzo, a cinco minutos y medio.

 

sobre

 

La primera española fue Mavi García, que entró en el pelotón de las mejores, 19ª, a más de siete minutos. Entera y feliz. “El resultado no ha sido el esperado pero más por una decisión táctica que por falta de fuerzas”, dice la ciclista mallorquina. “Pensábamos que la carrera iba a ser diferente, pensábamos en la otra holandesa. Cuando atacó Van der Breggen me quedé marcando a Van Vleuten, y una vez tomada la decisión no había nada que hacer. Se les dejó mucho tiempo a las perseguidoras y se nos ha ido la carrera, pero yo he acabado muy fuerte…”

 

Mavi García no se conformó con figurar y en la última ascensión al Igls atacó un par de veces con la intención de acabar entre las 10 primeras. “Y no lo logré”, dice la líder del Movistar. “Holanda es Holanda, es otro mundo, pero nosotras estamos cada año más cerca… Y más cerca estaremos el año que viene, seguro”.