Corea del Norte en silencio sobre su participación en Olimpíadas de Invierno.

1B236D4B-C29D-47CD-8371-9137724CAB64_w1023_r1_s

Corea del Sur comenzó la cuenta regresiva de un año para los Juegos Olímpicos de Invierno 2018, y Corea del Norte permanece en silencio sobre si participará en los juegos.

El jefe del Comité organizador de los Juegos de Invierno, Lee Hee-beom, dijo antes de una ceremonia del conteo regresivo llena de celebridades en Pyeongchang esta semana que cualquiera que ame la paz puede participar, aún Corea del Norte.

Lee agregó que no cree que las tensiones estén aumentando ahora en la península coreana.

El líder norcoreano, Kim Jong Un, sin embargo, comenzó 2017 jactándose de su programa de misiles balísticos después de una serie de pruebas nucleares el año pasado.

Corea del Sur reafirmó recientemente un plan para colocar una batería de misiles estadounidenses en la península para contrarrestar la amenaza, mientras el Ministerio de Defensa surcoreano destacó la creciente amenaza nuclear norcoreana.

Los Juegos de Pyeongchang marcarán los 30 años desde que Corea del Sur fuera anfitrión de los primeros Juegos Olímpicos de verano en 1988 en Seúl.

Corea del Norte los boicoteó pero pareció proclive en años recientes a participar en competencias internacionales en Corea del Sur.

Michael Madden, un erudito visitante en la Escuela de Estudios InternacionalesAvanzados U.S. Korea Institute, de la universidad John Hopkins, dijo que no hay dudas que Corea del Norte competirá en Pyeongchang.

Madden destacó que el Norte tomó el mismo enfoque antes de los Juegos Asiáticos en 2014 en Incheon, Corea del Sur, antes de enviar sus atletas.

Todas las sedes de los Juegos Olímpicos de Invierno están localizadas en la provincia de Gangwon, que continúa dividida a lo largo de la zona desmilitarizada que fue establecida al fin de la Guerra de Corea.